Un Ministerio de LiberaciĆ³n y RestauraciĆ³n. Porque nada hay imposible para Dios. Lucas 1:37